30 mar. 2011

Y no hay lágrimas que valgan.

El agua apaga el fuego y el ardor los años, amor se llama el juego en el que un par de tontos juegan a hacerse daño. Y CADA VEZ PEOR, y cada vez más rotos. Y cada vez más tú, y cada vez más yo, sin rastro de nosotros.